Los automóviles son uno de los inventos más importantes de la humanidad, pues han permitido a las personas movilizarse más lejos, más rápido y de forma más cómoda y así poder acceder a más lugares, bienes y servicios. Pero durante los últimos años, en Cuenca el número de vehículos ha aumentado 4 veces más rápido que el número de habitantes, debido sobre todo a la planificación de la ciudad orientada al auto: las facilidades para adquirir y utilizar el auto, la dispersión urbana, los subsidios al combustible y las malas condiciones para otras formas de transporte.  La contaminación, los accidentes, el ruido y la pérdida de calidad del espacio público han afectado a la población hasta tal punto que la movilidad es una de las principales preocupaciones de los habitantes de Cuenca. La ciudad no puede soportar un aumento descontrolado del número de vehículos particulares.

Es necesario que las políticas de movilidad se enfoquen en dar las condiciones para que los cuencanos y cuencanas dispongamos de formas de movilidad seguras, confiables y confortables. Las ciudades que han solucionado sus problemas de movilidad han demostrado cual es la estrategia: Han logrado que caminar, ir en bus o bicicleta sea tan o más conveniente que ir en auto particular.


El grupo de investigación LlactaLAB – Ciudades Sustentables de la Universidad de Cuenca ha lanzado la campaña #LaOtraCaradeLaCiudad con el fin de aportar con evidencias al debate de la ciudad para un público amplio. Los datos, cifras y evidencias presentadas están basadas en investigaciones realizadas por LlactaLAB  y en publicaciones científicas, académicas y oficiales. Puedes seguir el debate en las redes sociales, en Twitter o Facebook.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *